Inicio > Municipios >Suaita > Historia

Historia

 

 

El pequeño poblado de los Corbaraques había sido escogido luego de varios días de caminatas, buscando un lugar retirado al de sus hermanos, los guane. Los Corbaraques, como se hicieron llamar, tenían la convicción de que en un futuro su pueblo se erigiría como una tribu prospera, valiente y muy guerrera, así como los eran los Guanes, de donde ellos provenían, pero las inclemencias de la historia haría que su convencimiento se estancara en solo un ideal, pues años más adelante, la fuerza de las costumbres españoles dominaría su cultura, que quedaría bajo el recuerdo de un simple historiador.

 

Los Corbaraques fueron los primeros habitantes del municipio de Suaita, que recibió su nombre por tener ellos una palabra que se refería al lugar donde nace el sol de forma majestuosa. Las riberas del río Lenguaruco, donde llegaron los Corbaraques en su penosa caminata, dieron el nombre de la cuna de la puesta del sol, porque allí, justo enfrente del pequeño poblado, el sol se asomaba, abriendo paso de forma imponente por las nubes que cada mañana impedían su nacimiento. Fue así que se empezó a llamar Suaita.

 

Luego de unos años, la tierra se empezó a distribuir a encomenderos, que administraban los terrenos de la Nueva Granada. Para esta parte del territorio, el encomendero Bermúdez de Saavedra era el terrateniente y dueño, por parte de la Corona Española, de la tierra que los Corbaraques dieron nombre como Suaita. En el año de 1678 (1668, 1665 son fechas de algunos historiadores que sugieren fue cuando Suaita recibió el título de Parroquia), Bermúdez Saavedra autorizó la edificación del templo y ese mismo año recibiría la categoría de parroquia, bajo el nombre de Nuestra Señora de la Candelaria del Valle de Suaita, o llamada también Nuestra Señora de la Purificación del Valle de Suaita. Sin embargo, el lugar donde se asentaron los indígenas no sería el lugar donde actualmente está ubicada la zona urbana de este municipio, sino sería siete kilómetros más adelante. Debido a que las características del terreno hacían de este nuevo lugar ideal para levantar más casas y nuevas edificaciones y porque los cultivos sembrados en Suaita Viejo habían estado llenos de plagas, que impedían su crecimiento.

 

El título los acompañó en el nuevo asentamiento, que sería en el año de 1810, cuando don Crisóstomo Echeverría donó el terreno para que la población llegara hasta allí y colonizara la tierra para que comenzaran a cultivar. Bajo el sentimiento popular y bajo constantes voces que clamaban libertad e independencia, el 14 de junio, justo un mes antes del Grito de Independencia en Colombia, Suaita se levanta como un municipio próspero y floreciente.

 

En el nuevo lugar se levantó un nuevo templo, con el mismo nombre y en el año. Durante el largo proceso de independencia y luego bajo constantes luchas políticas y sociales, la Parroquia La Candelaria terminaría de edificarse en el año de 1988, cuando el padre Jorge Leonardo Gómez Serna le puso los últimos adornos. 

 
   
Barbosa Bolívar Chipatá Chitaraque
Cimitarra El Peñón Florian Guavatá
Güepsa Jesús María La Belleza La Paz
Landázuri Moniquira Puente Nacional Puerto Berrío
Puerto Parra San Benito San José de Pare Santana
Suaita Sucre Togüi Vélez

 

 

Desarrollado por:
AndarColombia
Todos los derechos reservados
2012