Inicio > Municipios >Cimitarra > Historia

Historia

 

 

Cimitarra es tierra de belleza, de atributos naturales y de sensaciones misteriosas. Su historia está ligada a estas cualidades, porque desde el día en que los españoles, al mando de Gonzalo Jiménez de Quesada, pasaron por este extenso valle, dejaron cultivado el nombre que dio inicio a este municipio. Fue así que en el año de 1536 pasó la hueste española y en ella los indígenas Carare, que habitaban cerca de los ríos Carare, Opón, Oponsito, Horta y Guayabito, los recibieron de forma agresiva. Pero estos siguieron su camino sin altercados que dejaran huellas significativas en el número de sus tropas, lo único que lograron los indígenas, fue que muchos de los españoles perdieran sus pertenencias en el largo trayecto por el carare. Uno de estos perdió un sable corto, curvo y de gran filo, llamado cimitarra.

 

Cuando fueron a recuperar sus pertenencias, y en especial el sable, se dieron cuenta que los indígenas, por el poco conocimiento que tenía de las costumbres y objetos españoles, estaban adorando como reliquia a la cimitarra, por lo que al ver esta escena se sorprendieron y se burlaron por ello, dando como resultado el nombre de este municipio, al cual llamaron Valle de la Cimitarra.

 

Este valle estaría, a pesar de su granriqueza, apartado de los intereses políticos nacionales, pero no de los habitantes de los municipios cercanos. El municipio de Vélez era el centro de acopio más importante de Santander, y por eso era también la capital de la provincia, que abarcaba los actuales terrenos de Cimitarra, y esta parte era transitada como salida a la zona costera del Atlántico y salida, también, de la quina que se exportaba a Europa. Por eso, su nombre, como camino del carare, fue muy popular entre los habitantes de la provincia. Por esta razón, uno de los colonos que transitaba por este camino encontró la cimitarra en un altar destruido y desecho, y el nombre del Valle de la Cimitarra volvió de nuevo a ser escuchado, pero esta vez con mucha más fuerza. Hasta hacer que llegara la explotación masiva de empresas con los intereses estatales y privados, fue así que se inició la colonización en 1922, cuando se iniciaron las primeras obras con  la construcción del ferrocarril del Carare.

 

La empresa contrató 22 obreros y ellos trajeron consigo 90 mulas. Esto ocasionó que los animales necesitaran de mucho alimento, por esta razón, el campamento escogido para el descanso de ellos y la alimentación de las mulas fuera en lo que hoy es Cimitarra. Las largas jornadas de trabajo duraron hasta 1928, pero por las dificultades de la espesa selva en la que estaban trabajando, el proyecto del ferrocarril no prosperó y los trabajadores tuvieron que regresar, sin embargo, unos vieron riqueza en esta tierra y se quedaron a cultivarla. Los primeros pobladores fueron: Diego Vargas, Simeón Nieves, Serafín Murcia, Silvano Cortés, Carlos Pacheco y José Téllez.

 

En el año de 1936, la fama de prosperidad de Cimitarra hizo que llegaran muchos más pobladores, provenientes de los departamentos de Antioquia, Boyacá y algunos municipios de Santander. Ese mismo año se inició la construcción de la carretera Barbosa – Puerto Berrío. En 1951, Cimitarra se convierte en corregimiento de Vélez, en donde el primer inspector de policía fue el señor José Antonio Melo Pinzón, conocido como el Caporal, y sería en el año de 1966 cuando se le concedió el título de municipio al corregimiento, asignándole el nombre de Valle de Cimitarra, bajo la aprobación de la Asamblea Departamental, según la Ordenanza 22, por la cual se crea el municipio de Cimitarra. Y un año más tarde, fue elegido como alcalde, al doctor Alejandro Galvis Galvis, por un día, dejando paso al señor Segundo Vargas. 

 
   
Barbosa Bolívar Chipatá Chitaraque
Cimitarra El Peñón Florian Guavatá
Güepsa Jesús María La Belleza La Paz
Landázuri Moniquira Puente Nacional Puerto Berrío
Puerto Parra San Benito San José de Pare Santana
Suaita Sucre Togüi Vélez

 

 

Desarrollado por:
AndarColombia
Todos los derechos reservados
2012