Inicio > Municipios >Barbosa > Historia

Historia

 

 

Un lugar que se escribió sobre sangre derramada indígena, donde lloran los Ubasas, se erigió un puente que hizo gala de la valentía española. Barbosa se escribe con tinta roja cada vez que sus hijos mencionan su nombre: Barbosa el valiente guerrero español y Barbosa la tierra de gente humilde y amable. Semilla que se cultivó sobre infamia y creció en tierra de prosperidad y pujanza. 

 

 

Los habitantes, desde 1940, han hecho crecer esta tierra desde un punto donde las lágrimas empiezan de nuevo a recorrer sus mejillas hasta ser, en estos días, un destino obligado para todos aquellos que quieran conocer algo de cultura e historia en un paraíso natural de tierra que cultiva sonrisas.Su historia comienza de la siguiente manera: Pasados los primeros años de la conquista española, Gonzalo Jiménez de Quesada le da órdenes a Martín Galeano para que busque un lugar para fundar una ciudad en las agrestes montañas santandereanas y tierra de agataes, chipataes y guanes.

 

 

Martín Galeano venía de realizar expediciones por Oasaque, actual Suaita, Poima, actualmente Oiba, siguiendo por Chanchón, Macaregua, Butaregua, hasta el Chicamocha y finalmente decidió, en el año de 1539 descansar a orillas del río Suravita, hoy Suárez, donde actualmente es el corregimiento de Cite.

 

 

 

Allí, luego de unos días de descanso, decide regresar a apoyar la lucha que se estaba librando contra el cacique Tizquizoque y el cacique Saboyá, dejando en ese lugar a parte de su tropa, según órdenes de Gonzalo Jiménez de Quesada, pero las circunstancias eran adversas y el lugar destinado para su fundación no era el más apropiado por las características del terreno, que no eran las pensadas por Gonzalo Jiménez de Quesada.

 

Los soldados que se quedaron empezaron a buscarle un nombre al lugar, y entre sus bocas empezaron a decir “cite usted el nombre compañero”. Fue repetido tantas veces que al final el proverbio impuso el nombre: Cite. Como Gonzalo Jiménez de Quesada buscaba un lugar donde asentar una nueva ciudad que fuera la puerta de entrada al nuevo reino, en su cuarto viaje, Martín Galeano decidió fundar Vélez y con ello, el nuevo lugar de Cite era un camino obligatorio para llegar hasta allá, pero el paso tenía un problema: Atravesar el río Suravita. Esta situación sería resuelta con la idea de crear un puente en sus riberas, que luego tendría el nombre de un capitán español. Cuando las tropas que estaban asentadas en Cite fueron atacadas por los Ubasas el lugar se lleno de desespero y de muerte.

 

 

Los Ubasas eran guerreros armados con arcos y flechas, muy reconocidos por las tribus vecinas como los mejores tiradores que había, y eso se demostrada en la puntería tan certera y eficaz de sus flechas, que los españoles, asentados allí, reconocieron la veracidad de su fama. Sin embargo, no sería la fuerza de los españoles lo que les permitió salir victoriosos de esa guerra, sino el valor de uno de ellos; el capitán Heliodoro Barbosa, fue el soldado español que combatió con más valor a los Ubasas y logró la victoria sobre ellos, convirtiendo esta tierra en algo más que fertilidad, pues sus pastos verdes se cubrieron con el rojo oscuro de la sangre indígena.

 

 

Como su hazaña sería famosa por toda la tropa española, su nombre erigió el puente, que sería llamado en su honor El Puente de Barbosa. Pero este apelativo para el municipio, dicen algunos cronistas, no se debió solo a él, sino también a un hombre adinerado que permitió un asentamiento criollo en sus tierras. Así lo diría el fraile Luis Francisco Téllez: “El nombre se debe a don Antonio Barbosa, rico hombre del lugar por los años 1670 y siguientes".

 

Así que algunos proponen no la historia del valor español y la sangre derramada de Heliodoro Barbosa y los Ubasas sino la de Luis Francisco Téllez y don Antonio Barbosa.  Porque esta historia está fundamentada según registros notariales de la Cámara Provincial de Vélez de 1841 cuando se decreta que “se concede privilegio a los señores Agustín Ledand y José Gooding para levantar un puente de calicanto y madera sobre el río Suárez en el punto que elijan desde la boca del Río Ubasa hasta la boca del Lenguaruco". El lugar escogido sería en los terrenos que pertenecían a don Antonio Barbosa.Con el pasar de los años, Cite y Barbosa empezaron a crecer juntamente, pero era Cite el que antes de 1940 era denominado como municipio y Barbosa como corregimiento. 

 

 

Para el año de 1974 fue construida la Estación de Ferrocarril en Barbosa y eso permitió un crecimiento sustancial, en cuanto a lo económico y comercial. El corregimiento pertenecía adscrito al municipio de Nuestra Señora de Cite, pero según ordenanza 42 del 21 de junio de 1940 de la Asamblea de Departamento Barbosa pasó a ser categoría de Municipio y Cite como corregimiento.

 
   
Barbosa Bolívar Chipatá Chitaraque
Cimitarra El Peñón Florian Guavatá
Güepsa Jesús María La Belleza La Paz
Landázuri Moniquira Puente Nacional Puerto Berrío
Puerto Parra San Benito San José de Pare Santana
Suaita Sucre Togüi Vélez

 

 

Desarrollado por:
AndarColombia
Todos los derechos reservados
2012